NOVEDADESver todos...

Santa Rosa de Lima, 400 años intercediendo por ti


Rosa de Lima, la cual se llamaba en verdad Isabel, recibió su nombre de una mujer india que trabajaba en su casa paterna. Esta mujer simple condensó en este nombre todo lo que ella había visto y experimentado en Isabel. La rosa representa la reina de las flores y por lo tanto el prototipo de la belleza de la creación de Dios. La rosa no es, sin embargo, solamente placentera a nuestros ojos, sino que con su perfume crea una nueva atmósfera alrededor de nosotros, tocando así todos nuestros sentidos y, por así decirlo, nos arrebata de este mundo cotidiano hacia un mundo mejor y más alto. Ella nos alegra precisamente porque, al menos por un instante, nos hace experimentar también el bien a través de lo bello. Así como la rosa no sólo parece hermosa, sino que de su interior difunde a su alrededor belleza a través de su perfume, así seguramente debió parecerlo también esta niña: por medio de su belleza exterior ella había percibido también la belleza interior. Ciertamente, que esta mujer india no habría dado este nombre tan lleno de ternura y de veneración si, por parte de esta niña, no hubiera habido algo cálido y bueno que llamara su atención: el perfume del bien.

Santa Rosa acuñó en su vida este perfume de bien y desde esta experiencia podemos decir en su vida espiritual tres puntos esenciales, que son válidos como programas para la Iglesia de hoy así como lo fueron en su tiempo.

1. Como primer punto está la oración, entendida no como recitación de fórmulas, sino como un dirigirse interiormente al Señor, como estar en su luz, como dejarse incendiar por su fuego santo. 

2. Los otros dos puntos esenciales provienen de aquí espontáneamente: puesto que ella ama a Cristo, el despreciado, el doliente, Aquel que por nosotros se ha hecho pobre, ella también ama a todos los pobres que llegaron a ser sus hermanos más cercanos. El amor preferencial por los pobres no es un descubrimiento de nuestro siglo – al máximo es un redescubrimiento, puesto que esta jerarquía del amor era bien clara para todos los grandes santos. Era clarísima sobre todo para Rosa de Lima, cuya mística del sufrimiento con todos los pobres y los que sufren, que brota de la solidaridad con el Cristo doliente.

3. De aquí deriva también su tercer punto esencial: la misión. A través de sus palabras y de sus reflexiones aparece una perspectiva universalista. Ella deseaba poder ir, libre de las ataduras y de los límites que comporta nuestra corporeidad, a través de las calles de todo el mundo y conducir los hombres hacia el Salvador doliente. Rosa se expresaba de esta manera: “¡Escucharme, pueblos! ¡Escucharme, naciones! Por mandato de Cristo os exhorto”. Ahora ella está libre de vínculo de un solo lugar; ahora ella va, como santa, por las calles de toda la tierra. Ahora ella vuelve a llamar con la autoridad de Cristo a todos nosotros, a la entera cristiandad, a vivir con radicalidad a partir del centro, de la más profunda comunión con Jesús, porque sólo así y de ningún otro modo el mundo puede ser salvado. “¡Escuchadme, pueblos! ¡Escuchadme, naciones! ¡Por mandato de Cristo os exhorto!” Así nos habla ella hoy. Esta mujer es, por así decirlo, una personificación de la Iglesia latinoamericana: inmersa en el sufrimiento, sin grandes medios exteriores y sin poder, pero aferrada por el fervor de la cercanía de Jesucristo.

Démosle gracias por el coraje de su fe, que ÉL ha vuelto a despertar aquí en América Latina. Pidámosle que su presencia sea cada vez más fuerte y que su perfume se extienda desde aquí a todo el mundo.

Homilía del Cardenal Joseph Ratzinger en el Santuario de Santa Rosa, 1986, Lima.

*****

ORACIÓN A SANTA ROSA DE LIMA POR EL IV CENTENARIO DE SU PARTIDA A LA CASA DEL PADRE

Padre Misericordioso, te damos gracias por
la vida ejemplar de Santa Rosa de Lima,
cuyo perfume de santidad
irradia desde el Perú al mundo entero.
Tú, que la elegiste para consagrarse totalmente a Ti,
sin dejar el mundo, siguiendo a Cristo en su Pasión,
concédenos, por su intercesión,
la fuerza del Espíritu Santo
para desapegarnos de las vanalidades del mundo
y así llegar al cielo subiendo por la escalera de la Cruz.
Santa Rosa, hermana nuestra,
ruega a Nuestra Madre, María Santísima,
para que nunca nos apartemos de Jesús
y seamos discípulos y misioneros
en el mundo del Evangelio y en el servicio al prójimo.
Amén.

Comisión Episcopal de Liturgia del Perú - 2017 Todos los derechos reservados - Jirón Estados Unidos 838 - Jesús María
463-1808 / 463-1010
liturgia@iglesiacatolica.org.pe